El papel reciclado es aquel que se fabrica a partir de papel usado recogido en oficinas, imprentas, etc. El papel usado se destinta, es decir, la tinta se separa de las fibras y, a continuación, estas fibras son sometidas a procesos de blanqueamiento. A partir de la pasta que resulta de este proceso se fabrica el papel (papel reciclado).

Es un papel Offset recubierto de una capa compuesta de yeso y de caolín. A continuación, esta capa puede ser calandrada (alisada) para que la superficie sea mate o brillante.

SÍ. Los papeles reciclados ayudan a preservar el Medio ambiente de diversas formas:

  • Contribuyen a la preservación de los bosques reduciendo el consumo de madera
  • Evitan la acumulación de residuos y su incineración la cual genera emisiones de CO2
  • Optimizan el ciclo de vida del papel: las fibras pueden reciclarse 4 o 5 veces
  • Su fabricación requiere aproximadamente 5 veces menos energía y 2 veces menos agua que un papel fabricado a partir de fibras vírgenes.

Los papeles que obtienen la etiqueta 100% Recycled promueven la reutilización de los recursos forestales y, de acuerdo con las normas FSC®, para su fabricación sólo se utilizan fibras postconsumo.

No, para el destintado de fibras recicladas se utiliza agua, jabón negro y peróxido de hidrógeno (agua + oxígeno). Las aguas residuales sobrantes del destintado pueden reutilizarse en otros ámbitos (fabricación de ladrillos, riego).

Uno de los principales motivos es la estricta selección del papel usado. La fábrica de destintado de Greenfield se preocupa de reciclar, únicamente, a partir de fibras de excelente calidad (papeles de oficina, de archivos, de fotocopiadoras con cargas de tinta muy bajas), lo que garantiza la obtención de una pasta de alta calidad.

El alto nivel de blancura de Cocoon se debe también al procedimiento de reciclaje de alta tecnología que se emplea en la fábrica de Greenfield. La pasta reciclada pasa por 3 ciclos de lavado extremadamente eficaces para la extracción de tinta en los que no se utiliza cloro.

La limpieza de la pasta reciclada se lleva a cabo en varias etapas, con diferentes detergentes, biodegradables y sin cloro.

El hidrosulfito de sodio se utiliza para eliminar los colores, mientras que el peróxido de hidrógeno se utiliza para blanquear las fibras. Tras su utilización, el peróxido de hidrógeno se descompone en agua y oxígeno. Este proceso permite obtener una pasta reciclada blanca y de gran calidad; basta con una pequeña cantidad de agentes blanqueantes ópticos para obtener un nivel de blancura tan elevado como el de Cocoon, imposible de obtener de otro modo.

El resultado: un papel con una blancura CIE 150, producido de un modo totalmente respetuoso con el Medio ambiente.